LA VOZ COMO SONIDO Y AUTORIDAD.Locuciones

LA VOZ COMO SONIDO Y AUTORIDAD

                                                             Capt II

                                                 Francisco Moyano

El primer fonograma pudo ser reproducido en 2008 gracias a programas informáticos y reproduce una voz humana de 1860. Más tarde vendrían los inventos de Edison y otros, con los discos de cilindro, los discos de pizarra, los vinilos, los compactos o los MP3.

La voz, que siempre ha podido oscilar entre la utilización vociferante y el susurro, desde que la historia es tal, ha sido, al margen de elemental herramienta de comunicación entre semejantes, elemento de creación artística especialmente en los cantantes que, a diferencia de pintores, escultores y arquitectos, no pudieron transmitir su arte a las generaciones posteriores.

Cuando llegan los procedimientos de registro, en contra de lo que pudiera parecer, estos cantantes de primera línea se muestran reacios a prestarse a sesiones de grabación; no veían interés en el invento y lo consideraban como una simple atracción de barraca de feria (algo similar pasaría cuando surgió el cinematógrafo).

Las primeras grabaciones son de canciones populares, por artistas de segunda fila. Habrá que esperar a las grabaciones del mítico tenor italiano Francesco Tamagno (el primero de prestigio que registró su voz) para que la tendencia comience a cambiar.

El verdadero arranque comenzará cuando Enrico Caruso realiza una serie de grabaciones acústicas (las eléctricas no llegarían hasta los años veinte, con el surgimiento del micrófono en lugar de los viejos embudos sobre los que se proyectaba la voz) en el Gran Hotel de Milán en el año 1902.

Aquellas arias operísticas impresionadas serían un auténtico acontecimiento en todo el mundo, fomentando la adquisición de reproductores y el acercamiento de otras grandes voces de la lírica que, de esa forma, nos pudieron dejar testimonios de su arte.

Pero la voz es también un indicador de autoridad y entonces no hablamos de atributo físico sino intelectual o moral: es cuando alguien adquiere “voz propia”, caso de los poetas, los escritores, los líderes de opinión, religiosos o políticos.

En el devenir cotidiano siempre fue fundamental tener “voz y voto” y quienes fueron privados de esos atributos terminaron por permanecer sometidos e ignorados por la Historia: durante siglos las mujeres carecieron de “voz” y durante más tiempo aún de “voto”; como se comprenderá fácilmente, a pesar de ello no eran mudas. Que nos dejen tener voz, a pesar de la tendencia del poder a silenciarlas; sobre todo si son disidentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.